Subida al techo

Subir al tejado de noche siempre fue trabajoso: había que trepar al altillo de la ventana y, a oscuras, saltar y balancearse con un vaivén casi circense por cada uno de los barrotes del balcón hasta alcanzar las enredaderas. Desde ahí la maniobra era más sencilla pues con el tiempo la hiedra tomó la forma de un zigzag casi perfecto que con un poco de destreza y fuerza se podía subir rápido. Lo que sí, se debía tener mucho cuidado pues las enredaderas son ruidosas y si no se sujetan con cuidado podrían despertar a la tía Amelia que ronca como una condenada en la habitación de al lado. Y es que la tía Ame, como le decimos de cariño, se acuesta muy temprano, duerme con la ventana y la cortina abiertas y pareciera estar despierta o en una pesadilla constante: frunce los ojos, hace muecas con la boca, levanta las cejas y hasta sacude el pelo mientras los gruñidos se transforman en jadeos que parecen asfixiarla. Una vez se levantó justo cuando uno de sus sobrinos saltó a la trepadora y ella, casi sin ver y solo al sentir el ruido, ver empezó a gritar por la ventana que querían robarle sus joyas y en una hora cinco patrulleros estaban en el pórtico de la casa. Pero bueno, con un poco de destreza y cautela la tía sigue con sus ademanes y no llega a despertar; y subir al tejado se vuelve un deleite, en especial los días de cuarto menguante, donde recostarse sobre las tejas para dejarse llevar por el embrujo de las estrellas, el juego de los planetas y signos, los apasionantes ladridos, los vertiginosos espejismos y la sensualidad de la luna es una delicia; incluso cuando la noche se aclara y aparecen las nubes, el morado, el rojo, la lluvia, el sol y la brisa marina, hasta que la ilusión se destroza en segundos al escuchar a la tía gritar desde el primer piso que el desayuno está listo. Saltar a la enredadera, bajar el zigzag, dar un brinco al balcón, balancearse por los barrotes, tomar impulso y con una gran pirueta entrar a la habitación y correr por las escaleras al desayunador. Libertad, le dicen, presumo.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s