Lindo amanecer en Arizona

No se imaginan la luna que hay allá afuera. Es una bola inmensa, toda plateada que parece estar encima de los campos de fútbol. No sé si es de día o de noche. El sol alumbra, pero no da cara. La bella luna parece estática, inmensa, provoca tocarla.

Desde otro ángulo, la blanca luna se mezcla entre las palmeras, los cactus y el desierto naranja encajando para una perfecta foto de postal. Me dieron ganas de regresar a mi dormitorio por la cámara, pero hubiera llegado tarde a las pruebas para presentación de la tesis.

El frío era muy fuerte, pero soportable. Mi nariz y orejas literalmente estaban congeladas. Mi manzana ya acabada comenzó a congelarse en mi mano, y no sabía dónde botarla, por lo que me acompañó hasta llegar al edificio.

El viento silbaba muy fuerte y yo luchaba con euforia contra él. El único que sufría era mi traje que, envuelto en un cobertor y jalado por mi brazo derecho, volaba horizontalmente atrás de mi cabeza.

Muy lindo paisaje el amanecer en Arizona. Ahora ya estoy conectado, sin saber con quien. Lima, do you readme?

JC Magot 2001

Deja un comentario

Archivado bajo crónicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s